jueves, julio 10, 2014

Los desafíos del Gran Incendio de Valparaíso.

reconstrucción en ladera incendiada del Cerro La Cruz
El gran incendio de Valparaíso plantea un serio desafío a las autoridades, los técnicos y la academia. Los antecedentes son conocidos y una buena revisión sobre el tema mostrará que el avance de la ciudad sobre áreas naturales, las plantaciones de pinos y eucaliptos sin manejo, el relieve de quebradas y la prolongada estación seca, hace que Valparaíso y Viña del Mar sean las ciudades que sufren la mayor cantidad de incendios forestales con afectación a viviendas en el país.

El historiador Samuel Martland, profesor invitado por la Universidad Católica de Chile, en un interesante artículo publicado en la página web del Cuerpo deBomberos de Santiago indica que “el 12 de abril llegó la tormenta perfecta de un incendio forestal – que son peligrosos aún en países completamente desarrollados y con bomberos pagados -- entrando a un barrio con escasa infraestructura, casas muy combustibles y difícil acceso. “; señala además que “la solución del problema de incendios en los altos de Valparaíso tiene que basarse en la construcción de los barrios y el diseño y mantención del interfaz urbano-rural.”(más abajo la denominamos interfaz urbano-forestal).

La relación de la ciudad con la vegetación es una de las características básicas en este tipo de incendios y se estudia bajo el concepto de interfaz urbano-forestal IUF El profesor Luis Galiana de la Universidad Autónoma de Madrid entrega una extensa revisión sobre las interfaces urbano forestales de España que vale tener en cuenta. En ésta se define la IUF como la zona en la que el terreno forestal entra en contacto con zonas edificadas. Con esto se designa el escenario territorial de un nuevo fenómeno: el fuego urbano-forestal, un tipo de incendio que no sólo puede alcanzar, sino que además puede propagarse en el interior de los desarrollos edificatorios, lo que hace que surjan unos problemas específicos, sustancialmente distintos a los provocados por los incendios puramente forestales o urbanos. Así pues, el territorio de interfaz es el susceptible de ser afectado por incendios forestales, pero al mismo tiempo constituye una fuente de peligro, pues se trata de un ámbito donde las probabilidades de ignición por causas humanas son mucho más frecuentes.

En Europa y Estados Unidos, el aumento de la interfaz urbano-forestal se ha dado por el proceso de suburbanización y de segunda vivienda turística, o sea por la dispersión de las viviendas en zonas naturales. Sin embargo, en el Gran Valparaíso este proceso está dominado por el avance de los asentamientos precarios, agregando un drama social de magnitud al fenómeno de los incendios forestales que avanzan hacia la IUF, sin considerar que este avance se ve favorecido por la ausencia de infraestructura de apoyo al combate de incendios (red de agua y vialidad adecuada) como se señala el profesor Martland.

Este avance sobre el territorio natural tiene una complicación extra frente a la densificación forestal, que hace referencia tanto al aumento del número de pies arbóreos por hectárea, como a otros elementos de la biomasa forestal (cobertura del suelo por matorral bajo arbolado, espesor y cobertura de la hojarasca, etc.). Acá el reemplazo de bosque nativo o de áreas cultivadas por bosques de eucalipto y pino representan una amenaza a las áreas pobladas próximas. En este sentido, el especialista en especies invasoras, Dr. Aníbal Pauchard de la Universidad deConcepción, señala que una planificación integrada de la IUF requiere del manejo de lavegetación nativa y exótica cercana a los centros poblados, señalando que “las especies exóticas invasoras como el eucaliptos, el aromo y la retamilla son altamente combustibles y generan una capa continua que intensifica el fuego, ya que la vegetación cada año acumula biomasa adicional que va incrementando la carga de combustible a un nivel que, en el caso de arder, será difícil controlar”.

La topografía porteña entrega además un elemento adicional. La localización de las viviendas en bordes de quebradas o en laderas abruptas, especialmente asentamientos irregulares, las deja expuestas al avance explosivo de los incendios de pastizales y arbustos, en donde el “efecto chimenea” en quebradas estrechas juega un rol preponderante. Este efecto que ha sido bien estudiado en los incendios de Portugal por el Dr. Domingo Xavier Viegas de la Universidad de Coimbra.

Esta causa también es mencionada por el ingeniero forestal y especialista en Ecología del Fuego de la Universidad de Concepción, Dr. Eduardo Peña, quien señala que la gran densidad poblacional, además de las condiciones de relieve accidentado con fuertes pendientes expuestas a la acción de vientos dominantes, son algunos de los factores que explican las causas del mega incendio forestal que afectó a varios cerros de Valparaíso. Para el Dr. Peña, estas condiciones permiten que el fuego se desplace por la acción de la pendiente, logrando avanzar hasta 4,5 veces más rápido que en un terreno plano. “En algunos sectores existen quebradas que equivalen a verdaderas chimeneas que aceleran la propagación del fuego, sin considerar aún la cantidad de basura que se acumula en ellas y que aumenta la carga de combustible y la intensidad de la propagación del fuego”. Además, señala que debe tener un manejo preventivo de combustibles vegetales que crecen alrededor y cercanos a las casas: “a 200 metros alrededor de las zonas urbanas debiera existir un mínimo de combustible vegetal y en los siguientes 300 metros la densidad de vegetación debe rebajarse con las podas de los árboles. Esta zona podría tener un alto valor de conservación al favorecer ecosistemas abiertos dominados por especies nativas de lento crecimiento que no acumulan tanto combustible”

Este manejo de la IUF es concordante con las propuestas de manejo que CONAF año a año envía a los municipios, identificando sectores de construcción de cortafuegos y limpieza de microbasurales, para bajar las cargas combustibles y dificultar el avance de incendios. La presencia de microbasurales no sólo es un problema por la carga combustible, sino constituye un problema de salubridad para la población y es considerada como el principal problema ambiental, especialmente en sectores marginales.
En su revisión sobre las IUF españolas, el profesor Galiana señala que la planificación espacial en sentido amplio (ordenación del territorio, urbanismo) es, en última instancia, la responsable de la proliferación de interfaces La vulnerabilidad de las áreas pobladas frente a los desastres naturales sería el efecto de una mala planificación territorial, que no ha incorporado una pautas de uso sensato del territorio. En este sentido en Chile, la reciente circular DDU269 de la División de Desarrollo Urbano del MINVU instruye a los municipios con inminente riesgo de incendios que incorporen zonas de riesgo por este motivo en los planes reguladores, entregando por primera vez explícitamente una responsabilidad a la planificación urbana sobre el riesgo de los incendios urbano forestales.

Los estudios para definir dichas zonas entonces, deberán considerar lo señalado por los especialistas antes citados. Entre los problemas que habrá que resolver entonces, podemos enumerar:
  • asentamientos en laderas de alta pendiente aumentan el riesgo de incendio por efecto chimenea.
  • asentamientos informales sin urbanización
  • cercanía de bosques de eucaliptos
  • acumulación de basuras
  • dificultad de acceso para vehículos de control de incendio
  • ausencia de red de grifos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente artículo, muchísimas gracias por la información y referencias.

Sam Martland dijo...

Acabo de encontrar su muy interesante artículo y blog. Muchas gracias por citar mi ensayo; me gusta saber que alguien lo leyó, además de sentir que mis estudios históricos pueden tener alguna utilidad práctica. Además, así me mostraron su blog, que parece sumamente interesante, con muchas cosas que quiero y debo leer. Sam Martland

Claudio Alvarado Solari dijo...

Estimado profesor Martland, gracias por el comentario. El tema de la amenaza que los incendios forestales significa para las ciudades de Valparaíso y Viña del Mar está siendo estudiado con urgencia y para no repetir errores. Esto también está siendo abordado desde la planificación o desde la construcción de los barrios, como Ud. indica.